Feria Internacional del Libro

“La producción poética argentina no es sólo la de Buenos Aires”: Antonio Tello

Por: Raúl Armenta Asencio

descarga

Aunque Buenos Aires tiene una hegemonía cultural, económica y social sobre el resto de las provincias de Argentina, continuamente estas últimas lanzan a la luz a artistas que tienen gran talento y que logran destacar, a pesar de no vivir en la capital. Para hacer honor a todos estos autores, y demostrar que no toda la poesía viene de Buenos Aires, los poetas, Antonio Tello y José Di Marco, hicieron una compilación, llamada La doble sombra, de treinta de los poetas vivos más importantes actualmente. Entre ellos destacan nombres como: Mercedes Ruffé y Hugo Mujica.

Conformada por casi 400 páginas, el libro, editado por Vaso Roto Ediciones, es un bello ejemplar (más en su poesía que en su presentación física) que todo aquel que quiera acercarse a la literatura argentina, y en especial a la poesía, debe leer. Como ya mencioné, los autores que aparecen son de los más reconocidos y se incluyen entre cinco y diez poemas de cada uno, dando como resultado un amplio panorama de qué es lo que se está haciendo actualmente.

¿Por qué hacer una antología de poesía argentina?

En realidad no se trata de una antología sino de una compilación. El término antología se utiliza con más alegría que precisión para etiquetar a lo que son simples selecciones o, como en este caso, una compilación. Una antología es una selección rigurosa determinada por la excelencia, mientras que una compilación es una selección de textos que, si bien también está señalada por su calidad, está condicionada por la temática, la territorialidad y otros propósitos de amplio alcance.

Bien, aclarado esto, una compilación de poesía argentina tales como las que se conocen hasta ahora quizás no era necesaria, pero sí con el propósito con que se ha realizado La doble sombra. Se trata de un objetivo ambicioso como lo es el de cambiar la percepción que se tiene de la producción poética argentina y, consecuentemente, de toda la producción literaria argentina. Hasta ahora todo lo que se tiene por poesía argentina es sólo poesía de Buenos Aires, pues la hegemonía cultural que ejerce la capital del país es abrumadora y distorsionadora de la realidad. Como José Di Marco y yo lo decimos en el prólogo, se trata de una hegemonía que provoca un efecto mariposa unidireccional. El vuelo de una mariposa en Buenos Aires puede provocar un terremoto en todo el país, pero el vuelo de una mariposa en el interior es sólo el vuelo de una mariposa. A esta circunstancia histórica se ha sumado la brutal ruptura que provocó la Dictadura cortando los lazos que existían con la tradición y dando lugar a la muerte, desaparición y exilio de muchos poetas, cuyas producciones han quedado aisladas. Por lo tanto nuestro propósito es el de mostrar que la producción poética argentina no es sólo la de Buenos Aires sino también la que se produce en el interior del país y fuera del territorio nacional. La doble sombra es la primera compilación que ofrece un panora amplio y abarcador de la poesía argentina que nace con el objetivo de cambiar de forma radical la percepción que se tiene de ella mostrando su diversidad, su variedad de posicionamientos estéticos y sus múltiples miradas.

¿Cómo se eligió a los poetas que aparecerían en esta antología?¿Y los poemas de estos escritores?

Tanto José Di Marco como yo, aunque he vivido casi cuarenta años en el destierro, somos hijos del interior y por esta razón tenemos una mirada menos condicionadas por los tics metropolitanos. Conocemos lo que se hace en la capital y también lo que se hace en el interior o fuera del territorio nacional. Esto significa que la treintena de poetas fueron elegidos al margen del canon metropolitano e incluimos a quienes consideramos los más importantes poetas vivos con una obra consumada y reconocida por su excelencia literaria. Lo que sucede es que toda antología o compilación es un doloroso ejercicio de exclusión, pues hay otros muchos poetas con méritos suficientes para estar incluidos.

Para la elección de los poemas apelamos a nuestras lecturas y no tanto a nuestro gusto como a nuestro criterio crítico, y también a la colaboración de muchos poetas que nos indicaron qué poemas consideraban ellos como significativos de su poética.

Antonio Tello
Antonio Tello

¿Qué diferencias encuentras entre los poetas que aparecen en esta antología y los poetas que están surgiendo en esta época?

Como podrá observar en La doble sombra hay una gran amplitud de estéticas e incluso de posicionamientos ideológicos y también en que la edad de los seleccionados pertenece a una franja generacional muy ancha, ya que se incluyen a poetas de unos cincuenta años y a otros octogenarios. No creo que tengamos que hablar de diferencias sino de continuidad de una tradición sostenida por la diversidad y las experiencias históricas -individuales y colectivas- de los poetas argentinos a partir de las vivencias y secuelas dejadas por esa gran tragedia que vivió el país.

¿Cuál es la diferencia entre la poesía que escriben autores radicados en Argentina y otros que estuvieron en exilio?

La doble sombra, título inspirado en un fragmento del poema O las estaciones que dice “El árbol desterrado es siempre exótico. / La mitad de sus raíces arraiga en tierra extraña / En la casa nueva. / ¿Será ésta la raíz de su doble sombra?”, habla de estos distintos posicionamientos y sus consecuencias entre la producción poética metropolitana, la del interior del país y la extraterritorial. En general las diferencias no son más de las que se desprenden de la mirada del poeta y su afinidad con una tradición o con un propósito. En la poesía argentina territorial quizás podamos hablar de la persistencia de ciertos recursos dialógicos y de una tendencia a recrear los paisajes y los lenguajes regionales propios, mientras que en poesía argentina extraterritorial se percibe un cierto cosmopolitismo temático y un cierto reencuentro con otras tradiciones literarias europeas que la llevan por las veredas reflexivas del pensamiento filosófico, místico e incluso mítico de origen greco-romano.

Escribiste un libro que fue “prohíbido” durante la dictadura en Argentina; ¿qué opinas de lo que está sucediendo en México, con los 43 estudiantes desaparecidos?

En realidad, “El día en que el pueblo reventó de angustia”, recientemente publicado por la Universidad Nacional de Río Cuarto y Editorial Cartografías al cumplirse su 41º aniversario, no fue prohibido oficialmente, pero sí perseguido y quemado en las comisarías y cuarteles militares. La matanza de Iguala me recuerda dolorosamente a aquella época en que campeaban las bandas terroristas paraestatales y golpeaban y mataban con la más absoluta impunidad. Si este tipo de acciones ya son aberrantes de por sí, mucho más lo son cuando se dan en un Estado democrático, porque eso significa que un cáncer está haciendo metástasis en su cuerpo. La matanza de Iguala o la de mujeres en Juarez son manifestaciones de un tumor maligno que corroe las entrañas de las Instituciones y de la sociedad mexicana y que esta misma sociedad, con voluntad, valentía y solidaridad puede y debe curar. La felicidad social depende de esta cura.

¿Qué retos tuviste que superar para llegar hasta donde estás actualmente, considerando que no te desarrollaste en Buenos Aires?

Como cualquier hijo de vecino, sea éste poeta o albañil, alcanzar una meta, aún a sabiendas de que esa meta puede ser inalcanzable, se necesita voluntad, ser inasequible al desánimo y tener coherencia ética para superar los obstáculos y trampas que se antepongan. El hecho de haber nacido en una pequeña ciudad del interior, vivido desde pequeño en distintas poblaciones y ambientes y educado en la convicción de que conseguir un propósito depende más de unop que de los otros, de las circunstancias o de los lugares me dotó de recursos para la supervivencia. Y sí, soy un superviviente y por lo mismo un afortunado que celebra cada instante de la vida, que ama a las personas y que concentra todas sus energías en ser feliz y hacer dichosos a los demás “desfaciendo entuertos”. Es muy fácil entrar en la lucha sabiendo que al final nos espera la victoria, pero es más importante luchar aunque sepamos que vamos a ser derrotados. Buenos Aires es una gran metrópolis que lo fagocita todo y ejerce su hegemonía cultural, política y económica. Esta hegemonía dañina para el resto del país es un error heredado de las estructuras de poder de la Colonia que hemos de corregir entre todos sin adoptar posiciones de confrontación.

Además de poeta, eres periodista, ¿qué retos ves para el periodismo cultural en nuestros tiempos?

José Di Marco
José Di Marco

Algunos de los problemas del periodismo cultural contemporáneo tienen su asiento en la concepción capitalista de la sociedad, considerada más como un mercado que como una comunidad de hombres libres. En este sentido, la cultura no significa siembra del espíritu sino industria del entretenimiento y como tal es tratada y considerada en los medios de comunicación. Esto significa que el periodista cultural como cultivador y divulgador del conocimiento está en vías de extinción. Las grandes empresas periodísticas no necesitan periodistas culturales porque cualquiera puede escribir una reseña de un best seller ya que difícilmente vayan a comentar, por ejemplo, la última traducción de la Divina Comedia o le encarguen escribir algo no anecdótico de los Cantos de Netzahualcóyotl.

Has sido víctima de la censura, ¿crees que hemos avanzado en ese sentido o estamos peor?

En las sociedades democráticas, no existe la censura tal como se practicaba en tiempos de la Inquisición o en los regímenes dictatoriales. Pero existir, existe a través de formas más evolucionadas y sutiles. Una de estas formas es la autocensura que muchos creadores se imponen para ganar más lectores o para no chocar con los intereses del poder, de los partidos políticos o económicos o no limitar sus propósitos de ascenso y reconocimiento sociales.

En una entrevista que hiciste hace años haces una pregunta interesante: “¿qué certeza tenemos de que no seamos parte de un sueño, ilusión o un espejismo de otro?”; a estas alturas de su carrera, ¿tiene una respuesta a esta pregunta?

No, sigo sin tener una respuesta. Cuando un poeta o un artista cualquiera tiene una certeza de algo trascendente de la vida, de la poesía o del arte es porque ya no es poeta ni artista. Es burócrata o mercader.

¿Cómo es tu proceso creativo?

En 1973 publiqué mi primer libro -El día en que el pueblo reventó de angustia- con el que fundé mi propio universo ficcional para explorar en él el lenguaje y alcanzar el registro poético que me permitiera conocer algo más del alma y la condición humanas. Mi proceso creativo comenzó allí porque allí comenzó mi viaje de exploración a partir del mito, de las formulaciones arquetípicas que nos ha ido dejando la experiencia del ser humano desde el comienzo de los tiempos. Con esto quiero decirle que no soy ni un escritor ni un poeta argumental que necesita “inspirarse” ni en la realidad ni en las experiencias cotidianas para narrar o poetizar una historia. Todas las historias y todas las realidades están contenidas en el lenguaje, lo que significa que mi escritura parte de él, cualquiera sea el género que adopte. Esto explica también que toda la narrativa escrita antes de 1968 y toda la poesía anterior a 1980, al ser “extralingüísticas”, las destruyera. Sé que esta es una respuesta insuficiente y quizás torpe para su pregunta, pero da una idea bastante aproximada de la naturaleza de mi proceso creativo.

¿Estás trabajando actualmente en algún libro?

Siempre estoy trabajando o esperando algún libro. Dentro de unas semanas Libros del Innombrable publica en España “Lecciones de tiempo” y el año próximo Vaso Roto dará a conocer “En la noche yerma”. El libro en el que trabajo es una novela que trata del amor, de la poesía y de la escritura en un momento de la historia en se funda la tipografía moderna, es decir, cuando, en el Imperio carolingio Alcuino de York avanza sobre la letra gótica inventando la letra redondilla o cursiva en la Escuela palatina de Aquisgrán, para facilitar la lectura de un mayor número de personas. Esto supuso una verdadera revolución en el acto de leer pasando de la lectura en voz alta y colectiva a la individual y silenciosa. Por ello una parte de la novela está escrita expresa ese silencio que a su vez prefigura la muerte obligándome a un ejercicio de estilo en el que todo sonido es excluido de la escritura.

La compilación, La doble sombra, hecha por los poetas argentinos, Antonio Tello y José Di Marco, estará a la venta en esta edición de la Feria Internacional del Libro. El precio del libro es de $270.00 pesos, y se podrá encontrar en el stand de Vaso Roto Ediciones (JJ26).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s